Líderes regionales participaron en “Diálogos programáticos de la Región de Ñuble”

Por: Cristian Villa

La actividad fue organizada por la Fundación Chile Descentralizado, la Facultad de Ciencias Empresariales (FACE) y el Centro de Estudios Ñuble de la Universidad del Bío-Bío, con la colaboración de la Corporación de Adelanto y Desarrollo Ñuble (Corñuble), Diario La Discusión, Fundación Hanns Seidel Stiftung, la Dirección de Extensión UBB, y CreaSur de la Universidad de Concepción. Líderes de partidos políticos y consejeros regionales compartieron sus miradas de futuro sobre la región.

El encuentro telemático consideró la participación de los consejeros regionales Hernán Álvarez Román, Javier Ávila Parada, Jezer Sepúlveda Domínguez; la ex gobernadora de la Provincia de Ñuble, Lorena Vera Arriaga, la abogada Gina Hidalgo Cancino y el ingeniero civil industrial Ignacio Marín Abuín. Todos ellos, sindicados como posibles candidatos a Gobernador Regional en las elecciones del 11 de abril de 2021.

El decano de la Facultad de Ciencias Empresariales, Dr. Benito Humaña Hermosilla, quien además preside el Capítulo Ñuble de la Fundación Chile Descentralizado, expresó que el escenario de pandemia ha evidenciado la necesidad de avanzar en el proceso de descentralización y por ello se requiere de liderazgos regionales y de la activa participación de las instituciones locales. “La descentralización la debemos impulsar especialmente desde las regiones, desde el mundo privado, público, académico, la comunidad toda, empoderada en temas con el foco puesto en el bienestar social”, aseveró.

La directora del Centro de Estudios Ñuble, académica Julia Fawaz Yissi, destacó que la crisis pandémica refuerza el sentido prioritario del proceso descentralizador en el país. “La práctica de un problema tan complejo como la pandemia, evidenció con mucha fuerza la interdependencia de los distintos territorios. No basta con los recursos y ámbitos de decisión local, de una ciudad, de una región o del país solamente. Una gobernanza multinivel y multiactores, que asegure proximidad, representatividad, solidaridad y participación, y que también permita eficiencia, coordinación y cooperación, aparecen como indispensable para avanzar en el desarrollo y construcción de las regiones en la etapa de recuperación postpandemia y también más allá de ella”, ilustró.

La consulta inicial ¿Qué políticas y acciones promovería para el desarrollo futuro de la región?, formulada por el moderador del conversatorio, Diego Portales Cifuentes, director ejecutivo de la Fundación Chile Descentralizado, orientó las propuestas de los participantes.

Los participantes coincidieron en varias de sus propuestas como en la necesidad de articular los sectores público, privado y académico en el marco de una institucionalidad formal, con miras a analizar y diseñar planes estratégicos para el desarrollo de la región y de sus territorios.

Asimismo, se expresó la necesidad de generar un sistema de distribución de recursos del FNDR que garantice el desarrollo armónico de las comunas de la región, evitando replicar el fenómeno del centralismo intrarregional.

También se indicó que Ñuble debe asumir los altos porcentajes de población que vive en ruralidad, considerando esa condición en los diseños y planes de política pública. En este sentido, se llamó a distinguir los conceptos de pobreza y ruralidad porque no necesariamente son asimilables.

Es vital para la región avanzar en temas de conectividad vial para acercar a las comunidades a los servicios que requieren, así como para mejorar las condiciones de competitividad de productores de diversos rubros. La conectividad digital también es una brecha que debe ser abordada, pues se podría acercar servicios como la educación y la telemedicina a los sectores más apartados, entre otro tipo de beneficios.

Asimismo, se hizo ver la fragilidad energética del territorio, situación que opera como un freno a los planes de inversión del mundo privado, que ante esta limitación, incluso ha reorientado sus planes hacia otras regiones del país.

La diversificación de la matriz productiva, sin dejar de lado la agricultura tradicional, también asoma como una tarea pendiente. Al respecto, se destacó que resulta fundamental generar apoyos especiales a la agricultura familiar campesina, característica del territorio.

La generación de un centro de innovación y la articulación de los centros productivos, académicos, servicios públicos y ciudadanía para la co-construcción de políticas públicas, se identifican como prácticas necesarias que podrían tributar al desarrollo regional.

El fortalecimiento del desarrollo humano mediante educación pertinente y de calidad, la promoción y proyección de la rica cultura e identidad local, así como la potenciación de la industria turística, también fueron puntos coincidentes durante el diálogo programático.

El presidente de la Fundación Chile Descentralizado, Heinrich von Baer Lochow, señaló que la Fundación busca aportar a la construcción de un Chile mejor para todos sus habitantes y en todas las comunas y regiones, donde caben e interactúan colaborativamente proyectos políticos y de desarrollo territorial diverso.

“Promovemos el debate de buen nivel, con altura y profundidad, con la necesaria transversalidad, pluralidad y respeto. En la medida que elevamos el horizonte y la mirada y nos planteamos preguntas más trascendentes, se expresa la capacidad y voluntad de convergencia y de construir acuerdos, más allá de las legítimas diferencias”, expresó.

Fuente: Noticias UBB