La ruralidad que ha marcado a fuego a las mujeres de Ñuble

Por: Isabel Charlin, periodista diario la Discusión.

“Ñuble ayer y hoy: pasado y presente de la región”

El escenario ha cambiado desde el sigo XIX para el mundo femenino. Cosas tan simples como votar en una elección, estudiar o trabajar ya no son solo privilegios de hombre. Sin embargo, algunas brechas se mantienen, sobre todo en los campos, donde aun se perpetua una cultura patriarcal y existen deudas en cuanto al accedo a la educación y la tecnología.

Sin duda la ruralidad ha atravesado inexorablemente la evolución de la mujer en Ñuble.

Si el camino ha sido complejo para alcanzar derechos y equiparar condiciones en relación a los hombres, en el caso de las mujeres ñublensinas ha sido mas difícil, teniendo en cuenta  nuestra alta tasa de ruralidad (actualmente 30,6%), lo que en cierta forma, ha ayudado a que conductas patriarcales sean más difíciles de erradicar.

la incorporación de la perspectiva de género, desde hace unos años, ha sido una herramienta importante para la visibilización de la mujeres y la reinterpretación de la supuesta universalidad del pasado histórico que, hasta ahora, conocíamos.

Acciones que en la actualidad consideramos normales, como sufragar, fueron por años negadas para la mujer. A causa de la oposición de los partidos anticlericales y de izquierda, debido a la tendencia concervadora del electorado femenino, el voto de las mujeres se retardo por varias décadas. Recién en 1934  se aprovo el voto femenino para las elecciones municipales, y en 1949 para las elecciones municipales y parlamentarias. Las mujeres participaron por primera ves en la elección presidencial de 1952, cuando fue electo Carlos Ibañez del Campo. Desde entonces, su participación en los procesos electorales se fue ampliando progresivamente, hasta llegar a 1970 a la paridad con los votantes masculinos , y en 2017 a superarlos.

Mujer Rural

La sociologa y directora del Centro de Estudios de Ñuble de la Universidad del Bío-Bío Julia Fawaz, ” la evolución de la mujer en Ñuble es muy similar a la de otras partes del país. Esta ha transformado sus roles dentro de los sectores rurales, y de alguna manera, ha ido incorporándose al mundo laboral, pero siempre con brechas en relación con las mujeres urbanas, y por su puesto respecto de los hombres, tanto en porcentaje de mujeres que se integran al mundo laboral, como salariales”.

Según la académica, esta brecha no necesariamente es mayor en los sectores rurales, no obstantes, si es persistente, y en algunos tramos de ingresos, es mayor.

” La ruralidad no es en si misma negativa, se puede ver como una oportunidad, uno asocia inmediatamente la ruralidad con mayor pobreza, mas inequidad, mas machismo o mas patriarcal. en alguna mediad es así, pero a lo mejor tenemos la oportunidad de construir una región distinta aun con esos niveles de ruralidad” asevero.

En tanto, las inequidades también se trasladan a la representación política.

“El acceso a ciertos puestos de prestigio es bajo, en la veintiún comunas que tenemos en la región, solo una (Ninhue) tiene una mujer como alcaldesa, y eso es un tema de representación que no se ha superado en la región, pese a la aplicación de la ley de cuotas. Entre los consejeros regionales no hay ninguna mujer. “hay una inequidad de género”, planteo la académica.

Baja Participación Laboral

De acuerdo a un informe elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Chile esta por debajo del promedio de los países de este grupo en participación femenina en el mercado laboral.

A nivel nacional, las mujeres tienen una participación de 53%, mientras que en la región de Ñuble, esta cifra baja a un 44%  de las mujeres, a diferencia de los hombres, en que el 70% lo hace.

Cristina Martin, sociologa y analista cualitativa del Observatorio Laboral de Ñuble, plantea que la tasa de participación de las mujeres es significativamente menor que la de los hombres.

“Nos damos cuenta que ésta es de un 44,3% versus la de los hombres que es de un 70%. Percibimos que es ta tasa de participación va en desmedro de lo que es el mercado laboral a nivel nacional”, enfatizo, precisando que gran parte de los motivos  de la baja participación de las mujeres en el mundo laboral es porque no tienen donde dejar a sus hijos , y por la falta de acuerdo  al interior del hogar para decidir quien trabaja y quien se hace cargo de cuidar a la familia.

“El cuidado de los adultos mayores generalmente lo asume la mujer, la falta de negociación con el esposos para poder decidir si trabaja o no, además del sistema patriarcal que sigue pagando al jefe del hogar mas cantidad de dinero que a las mujeres, son factores que inciden”, sostuvo Martin.

a esto se suma una negra estadística: de acuerdo a las cifras de violencia intrafamiliar (VIF) hacia la mujer,  registradas por el Centro de Estudios y Análisis del Delito (CEAD) de la Sub secretaria de Prevención del Delito, Ñuble figura como la sexta región que presenta mas denuncias en este contexto con una tasa de 421 por cada 100 mil habitantes.

Sin duda, queda mucho por avanzar en los próximos años.

Fuente: Diario la Discusión